Cantando en la calle Florida 
un forastero en Buenos Aires 
descubrí que la vida 
es un juego de azar 
donde pierde el que gana. 
 
Por equipaje una mochila, 
una guitarra y nos versos de Borges 
fue aquella noche de luna 
que una dama de azul 
me pedía una de Silvio. 
 
La complací con "rabo de nube" 
correspondió poniendo en el sombrero 
una propina en australes 
con la misma que al rato 
la invitaría un café. 
 
Cómo olvidarme de Marta 
aquella piba de la Recoleta 
si me dejó un par de huellas 
en el cuello y en la vida 
cómo olvidarme de Marta... 
 
Me fui de canchero en halagos 
me fumigó con la mirada y me dijo 
pibe tendrás que cuidarte 
yo le dije: "¿de qué?" 
ella me dijo: "de mi". 
 
Un taxi la esperaba en la esquina 
sin preguntar nos llevo a un sitio de strippers 
le pregunte: ¿estás segura? 
ella me dijo: "boludo aquí es donde laburo". 
 
Estuve en Estambul y en El Cairo 
en los Tepuy, en París y en Malasia 
toda belleza fue poca 
después de ver en la pista a Marta sin ropa. 
 
Cómo olvidarme de Marta 
aquella stripper de la Recoleta 
si me dejó un par de huellas 
en el cuello y en la vida 
cómo olvidarme de Marta... 
 
Me fui siguiéndola hasta Río 
trabajamos en el mismo bar, 
ella vendía su silueta 
yo tocaba la guitarra 
en una banda de blues. 
 
Llegamos un día hasta México 
yo cantaba en un bar de la zona rosa 
y ella seguía con su anhelo 
y era el de convertirse 
en una gran modelo. 
 
Le perdí las huella en las vigas 
el Tío Sam le cambio hasta el carácter 
y le agrego las manías 
que iban desde el polvo 
hasta las pastillas. 
 
Cómo olvidarme de Marta 
aquella stripper de la Recoleta 
si me dejó un par de huellas 
en el cuello y en la vida 
cómo olvidarme de Marta... 
 
La ultima vez que la vi 
fue en un maldito estado de coma 
le cante "rabo de nube" 
reaccionó un instante y me dijo: "¿qué hacés?" 
 
Cómo olvidarme de Marta 
aquella stripper de la Recoleta 
si además de mi amante 
fue también mi mejor amiga 
cómo olvidarme de Marta...