Tú sigue pensando que eres rico, 
Sigue fabricando tu dinero, 
Que cuanto más tengas tú de tierra, 
Más me dejarás a mí de cielo. 

Gracias, yo no quiero agua salada, 
De esa que me ofreciste, 
Yo prefiero la garganta seca,
Que vivir muerto de sed. 

A mí siempre me ha gustado 
Ir ligero de equipaje, 
Cuanto más pesan los bultos, 
Menos disfruto el paisaje. 

No se confunda, 
No es lo mismo pisotear que dejar huella, 
Usted tan sólo mira al cielo 
Mientras yo veo las estrellas. 
Mi guitarra, el mar, dos libros y la luna, 
Y el amor sin más, son mi mayor fortuna. 

Siempre con la mía, no me pego de lo ajeno, 
Tú, con tu ambición, te vas llenando de veneno, 
El mundo va a mil, a mil, yo prefiero pausa y freno, 
De la buena vibra que me lleno. 

Cambiando los lujos, ropa fina, carro de marca, 
Amor de familia que vale más que la plata. 
Cambio, mi corazón a razas y naciones, 
Dejando un mensaje positivo en mis canciones. 

Tú sigue pensando que eres rico, 
Sigue fabricando tu dinero, 
Que cuanto más tengas tú de tierra, 
Más me dejarás a mí de cielo. 

Siga usted viviendo en el sujeto 
Y deje el verbo para mí, 
Le prometo conjugarlo 
Sólo para ser feliz. 

No me gasto ni un minuto 
En comprarme un reloj de oro, 
Porque entiendo que es un lujo, 
Y mi tiempo es un tesoro. 

No se confunda, 
No es lo mismo pisotear que dejar huella, 
Usted tan sólo mira al cielo 
Mientras yo veo las estrellas. 
Mi guitarra, el mar, dos libros y la luna, 
Y el amor sin más, son mi mayor fortuna. 

Voy a decirle una verdad, 
Aunque sé muy bien, no le interesa, 
Saben mejor las migas que a veces 
Se caen bajo la mesa. 

Mantenga usted esta canción 
Siempre al alcance de los niños, 
Para que puedan ver un bosque 
Donde usted, sólo edificios. 

Eso es lo que me llevo y lo que puedo darte, 
¿Para qué quiero oro? Si yo no quiero comprarte. 
Que alcanzar los sueños sea consecuente con tus acciones, 
Que el peso de una moneda sea menor que tus valores. 

Que la educación de un niño sea lo más importante, 
Vivir la vida a plenitud y no al límite, 
Que el que no cuida lo que tiene, a pedir se queda, 
El mundo se cae en pedazos, sálvese quien pueda. 

No se confunda, 
No es lo mismo pisotear que dejar huella, 
Usted tan sólo mira al cielo 
Mientras yo veo las estrellas. 
Mi guitarra, el mar, dos libros y la luna, 
Y el amor sin más, son mi mayor fortuna. 
Y el amor sin más, son mi mayor fortuna.